Un regalo inesperado: Estás embarazada y son gemelos!

Enterarte que estas embarazada por primera vez te llena de alegría. Las reacciones pueden ser muy diferentes en cada mujer, desde una sonrisa enorme y constante, reír, correr y anunciarlo a gritos a tu esposo o mamá, tener una cara que expresa asombro, hasta romper en llanto  de tanta felicidad. ¿Cuál fue tu caso? Yo en lo personal mantuve una sonrisa que duró minutos y eché a volar mi imaginación. ¿Cómo me veré embarazada?, ¿Cómo será ese niño o niña? ¿Cómo anunciaré el embarazo a mi esposo y futuros abuelos? En otra entrada compartiré como fue esta linda sorpresa.

A las 8 semanas de embarazo mi esposo y yo fuimos al primer ultrasonido. Muy emotivo para nosotros como papás ir a ver y conocer ese pequeño capullito dentro de mi vientre. Bueno, la sorpresa empieza así:

Estoy acostada en la camilla y mi esposo al pie sentado en una silla, la pantalla me quedaba escondida. Tan pronto como la técnico aplica la varita con gel en mi abdomen anuncia “Son gemelos”! Yo abrí mis ojos de asombro e incredulidad pues todo fue tan rápido. Por un momento pensé era un error o una confusión y pensé se tenía que revisar una vez más. ¿Cómo se supone que un técnico de ecografía anuncia un embarazo múltiple? Ella lo anunció rápidamente. Al levantarme e inclinarme para ver la pantalla ¡vi dos capullitos!. La imagen era muy clara, eran gemelos. Sonreí y reí al ver a mi esposo. “Wooow” expresamos él y yo. Difícil de creer estar embarazada de gemelos, así que mi primera reacción fue de negación y enojo. Esta ocasión fue un enojo dirigido hacia la enfermera pues me preguntaba ¿no se supone que tenía que prepararme para recibir esta sorpresa?

A partir de esta noticia inesperada se presenta mi segunda jornada emocional: un remolino de gozo y temores. Treinta minutos después de la negación, mi esposo y yo fuimos a almorzar mientras esperábamos a la doctora. Florecían emociones de gozo y asombro al gemelos ultrasonidoimaginarnos todas las aventuras que se nos venían como padres primerizos (2 cunas, 2 asientos de carro, amamantar 2 bebés al mismo tiempo…  bueno, para eso Dios nos dio dos senos. “¿Que vamos hacer?”decíamos. Me sentía como estudiante universitario planeando ir a la biblioteca para leer una docena de libros y aprender de un tema desconocido: Ser mamá primeriza de gemelos. Ya teníamos más de 3 horas en la clínica para mujeres y recibo una llamada para enterarme perdí una cita importante que tenía. Sin duda, el estrés y la ansiedad ya estaban presentes.

El estrés se presentó por 5 días aproximadamente y de diferentes formas. Acostada en el sofá de mi casa fluían en mi mente preocupaciones y me preguntaba cómo iban a crecer 2 niños dentro de mí, de si iba a estar lo suficientemente preparada para cuidar dos bebés a la vez. Era difícil distraerme en las cosas cotidianas. Los malestares estomacales fue otra manifestación del estrés. Lo curioso fue que en el transcurso de una semana cuando iba a plazas comerciales o escuelas me rodeaban algunos gemelos andantes y me recordaban mi situación, la ansiedad se presentaba de nuevo. Además, informarme sobre embarazo de gemelos en libros y google me ayudaba pero al mismo tiempo me asustaba pues leía de algunos riesgos como síndrome de transfusión feto fetal y riesgos de parto prematuro.

Después de una semana de ansiedad y preocupaciones finalmente llegué a la etapa de la aceptación con alegría. Estaba muy emocionada con los preparativos para hacer dos grandes anuncios en una reunión familiar: mi embarazo y la espera de mis dos bebés.

Ya era libre de todo estrés y me invadía la alegría. Sin duda sentí haber ganado la lotería por primera vez y encontré el lado positivo de tener gemelos: a mis 31 años «maté dos pájaros de un tiro». Así que en un futuro podría tener 3 hijos en dos embarazos, o tal vez 4?. Ser mamá primeriza de gemelos es una linda bendición. El más hermoso regalo que la vida me ha dado.